DREAM ACT STUDENTS DEFY DEPORTATIONS, TELL CONGRESS TO VOTE

DREAM ACT STUDENTS DEFY DEPORTATIONS, TELL CONGRESS TO VOTE
By David Bacon
TruthOut Report
http://www.truth-out.org/dream-act-students-defy-deportations-demand-vote-congress65463

OAKLAND, CA (11/27/10) — This coming week, if Senator Harry Reid keeps his word, Congress may get a chance to vote on the DREAM Act. First introduced in 2003, the bill would allow undocumented students graduating from a U.S. high school to apply for permanent residence if they complete two years of college or serve two years in the U.S. military. Estimates are that it would enable over 800,000 young people to gain legal status, and eventual citizenship.

A vote in Congress would be a tribute to thousands of these young “sin papeles,” or people without papers . For seven years they’ve marched, sat-in, written letters and mastered every civil rights tactic in the book to get their bill onto the Washington DC agenda.

Many of them have given new meaning to “coming out” — declaring openly their lack of legal immigration status in media interviews, defying authorities to detain them. Three were arrested last May, when they sat-in at the office of Arizona Senator John McCain, demanding that he support the bill, while defying immigration authorities to come get them. They were, in fact, arrested and held in detention overnight. Then a judge recognized the obvious. These were not “aliens” who might flee if they were released from detention, but political activists who were doing their best not only to stay in the country, but to do so as visibly as possible.

Reid owes his tiny margin of victory in Nevada’s election to an ourpouring of Latino votes. Since he announced he’d bring the bill to the floor of Congress, more students have begun a hunger strike at the University of Texas in Austin. They insist they won’t eat until Senator Kay Bailey Hutchinson renounces her opposition to the DREAM Act. First their fast spread to campuses across Texas. Then students in other parts of the country announced they too would act when Reid calls the bill up for a vote.

But the DREAM Act campaigners have done more than get a vote in Washington, no matter how that may turn out. They’ve learned to use their activism to stop deportations. Further, they did this in an era when more people have been deported – 400,000 last year alone – than ever before in this country’s history. To highlight the connection between the bill and their challenge to the rising wave of deportations, four undocumented students walked for weeks from Miami to Washington in protest.

In the process, they learned the lesseon the civil rights movement of the 60s’ taught activists of an earlier generation: Congress and Washington’s political class can be forced to respond to social movements outside the capitol. When those movements grow and make themselves felt, they can win legislation, and even more. People in the streets can change the conditions in their own communities. DREAM Act activists, by stopping deportations even in the absence of Congressional action, have made possible what political insiders held to be impossible.

Fredd Reyes is living proof. This week he came back to North Carolina for Thanksgiving. He was picked up last September as he was studying for exams at Guilford Technical Community College, and taken first to the North Georgia Detention Center, and then to the Stewart Center in Lumpkin, Georgia. Fredd’s parents fled the massacres of Guatemala counter-insurgency war of the 1980s, when President Ronald Reagan gave guns to that country’s military, which they then turned on indigenous communities seeking social justice. Fredd was a toddler then.

DREAM Act students mobilized, and got Fredd sprung loose.

Jennifer Abreu had her Thanksgiving in Kentucky. She came to the U.S. with her parents when she was 13. She graduated from Lafayette High School in Lexington, where she became an activist, performed Brazilian and Colombian dances at fiestas and dreamt of life as a journalist. ICE picked her up, but a campaign by DREAM Act students and their supporters set her free too.

And in San Francisco, activists won freedom for Shing Ma “Steve” Li, a nursing student at San Francisco Community College. Immigration authorities detained him on September 15, igniting a lightening effort to stop his deportation. As the DREAM Act moved closer to a vote in Congress, he also became a living symbol for the national campaign to pass the bill.

Li’s predicament was dramatic and unusual. His parents emigrated from China to Peru, where Li was born. They later came to the U.S., where their petition for political asylum was denied. That made Li an undocumented immigrant, although as he went through San Francisco public schools, he had no knowledge of his status.

Last year, however, as the net of immigration enforcement was cast more widely than ever, Li and his mother were arrested. She was bailed out of detention, and now awaits deportation to China. But Steve Li was shipped to a detention center in Florence, Arizona, from which he would have been flown to Peru, where he was born. He has no relatives or family connections there at all.

John Morton, director for Immigration and Customs Enforcement at the Department of Homeland Security, told the media that picking up students for deportation was at the bottom of the government’s priority list. “So why are they nabbing highly-motivated students? Why has Steve been in jail for the past 60 days?” asked Sang Chi, Li’s Asian American studies instructor last year, at a rally on Li’s behalf.
The union for teachers at the community college, AFT Local 2121, became part of a broad effort to win Li’s release before he was put on the plane to South America. The case became a cause celebre for the Asian Law Caucus, the Chinese Progressive Association and other organizations in the city’s Asian community. The city Board of Supervisors and the college’s Board of Trustees both passed resolutions opposing the deportation. “We’ve made over 1,000 calls,” Daniel Tay, a fellow nursing student who emigrated from Peru two years ago, told reporter Rupa Dev.

Finally, Senator Diane Feinstein introduced a private bill that would grant Li permanent residence status. Li was then freed by ICE, and returned to San Francisco. His freedom is not permanent, however, but lasts for just 75 days following the end of the current Congressional session. Private bills granting an individual legal status are rarely passed. Of the 29 introduced by Feinstein since 1997, only four have passed, and in the anti-immigrant climate of the incoming Congress, passage of Li’s bill is unlikely.

For Li and his supporters, however, although they’re grateful that he’s not in Lima, the private bill is not the answer. “As long as I’m here and able to use my voice and help myself and all those people in the same situation, I don’t feel like it’s a countdown,” he told reporter Jessica Kwong. “It’s just one step closer toward the Dream Act.” Recalling the other young people he met in the Arizona detention center, he said, “their stories and faces will be with me for the rest of my life.”

Without passage of the DREAM Act, “thousands of students are threatened with deportation, which is a tremendous waste of resources,” says Kent Wong, vice-president of the California Federation of Teachers, director of the UCLA Center for Labor Research and Education, and one of the national organizers of the DREAM Act campaign.

Many undocumented students, however, can’t get into colleges although they’ve graduated from U.S. high schools with excellent grades, because they’re either barred directly by lack of legal status, or can’t qualify for the financial aid that other students can receive. Undocumented students come overwhelmingly from working-class families.

When it was originally written, the bill would have allowed young people to qualify for legalization with 900 hours of community service, as an alternative to attending college, which many can’t afford. However, when the bill was introduced, the Pentagon pressured to substitute military for community service. Many young activists are torn by this provision.

Camilo Mejia, the first GI who served in Iraq to have publicly resisted the war, was imprisoned for almost a year for refusing to go back. Mejia says the country already uses a “poverty draft” to fill the military with young people who have no jobs and no money for higher education. In a debate on Democracy Now, he said, “[The military] it’s in a position to offer to the vast majority of these 65,000 [immigrant] students who graduate every year, to say, ‘Come over here. We will teach you English. We will give you housing. We’ll give you a steady paycheck. We’ll give you all these things, if you serve in the military.'” Rishi Singh, of Desis Rising Up and Moving, added “many of our families can’t afford to send us to college. And, you know, for many of our young people, there would be no other choice but to join the military.”

Debating him, undocumented former student Gabriela Pacheco said, “with the conditional residency, you are going to be able to work. Students might be able to find ways to cost and pay for their college and university.”

Mexicanos Sin Fronteras in Chicago argues that “undocumented youth are in an increasingly desperate situation … With legal status as a goal, many who otherwise might have dropped out of school could be motivated to graduate and enroll in college … Instead let’s educate the youth about the injustice of these imperial wars and the historical government practice of putting the poorest and most disenfranchised youth on the front lines. Let’s encourage and support them in choosing the college option.”

Like many DREAM Act supporters, the California Federation of Teachers has called for reinstatement of the community service provision. But it supports the Act regardless. “The Federal Dream Act will establish the important principle that undocumented students can no longer be assigned to a second-class, inferior status and must be treated with respect and dignity,” says a resolution adopted by the union in 2009.

“We have to remember that for every case like Steve Li’s, there are hundreds of other young people who are deported,” emphasizes Local 2121 President Alisa Messer. “These are our students. They’re doing everything we want young people to do. So we have to fight for their ability to get an education, to support their families, and to participate in society. They’re American kids.”

Many immigrant rights activists also view the DREAM Act as an important step towards a more basic reform of the country’s immigration laws. It would not only help students to stay in school, but by giving them legal status, give them the ability to work and use their education after graduation. Luis Perez, for instance, the son of working-class parents in Los Angeles, will graduate from UCLA’s law school this year and take the bar exam in January. But after that, without legalization, he won’t be able to work. The 1986 Immigration Reform and Control Act says employers may only hire workers who are citizens or who have visas that give them “work authorization.”

The DREAM Act could resolve this problem for undocumented young people graduating from college. But it also highlights the same problem for millions of other undocumented workers who would not be affected by the bill. Twelve million undocumented people live in the U.S., and almost all of them work for a living. The same wave of enforcement that led to the deportation of 400,000 people last year is also targeting undocumented people in the workplace. Thousands of workers have been fired for lack of legal status, and many have even gone to prison because they invented Social Security numbers in order to get a job. Unscrupulous employers have used their lack of status to threaten and terminate workers who protest illegal conditions or try to organize unions.

Arizona’s law requiring police to stop and hold for deportation any person without legal immigration status is another example of the impact of the immigration enforcement wave — growing cooperation between law enforcement and immigration authorities. That cooperation produced many of the hundreds of thousands of people detained and deported last year alone. Ending that enforcement program would also require a more extensive immigration reform. So would a real effort to get at the roots of forced migration – the military interventions, trade agreements and pro-corporate policies that uproot communities in other countries, and make migration a matter of survival.

Yet the DREAM Act students have shown that fighting detention and deportation is possible. As they’ve marched and demonstrated, they’ve pointed out over and over that stopping the enforcement wave and changing immigration law are so connected that one can’t be fought without fighting for the other. In the end, the basic requirement for both is the same – a social movement of millions of people, willing to take to the streets and the halls of Congress.

THE PEOPLE OF WATSONVILLE–PICKING THE COLONIZERS’ VEGETABLE

The People of Watsonville 1 — Picking the Colonizers’ Vegetable
By David Bacon
Watsonville, CA 11/19/10

WATSONVILLE, CA - 19NOVEMBER10 - A farm workers pulls brussels sprouts fron a stalk, and tosses them into a bucket.  These workers, immigrants from Mexico, are paid a piece rate corresponding to the amount of sprouts they harvest. Copyright David Bacon
WATSONVILLE, CA - 19NOVEMBER10 - A farm workers pulls brussels sprouts fron a stalk, and tosses them into a bucket.  These workers, immigrants from Mexico, are paid a piece rate corresponding to the amount of sprouts they harvest. Copyright David Bacon

The California coast, from Davenport south through Santa Cruz, Watsonville and Castroville, is brussels sprouts country. Most of this vegetable in north America comes from these fields, although a growing harvest now takes place in Baja California, in northern Mexico.

In both California and Baja California, the vast majority of the people who harvest brussels sprouts, like those who pick other crops, are Mexican. In Baja they’re migrants from the states of southern Mexico. In California, they’re immigrant workers who’ve crossed the border to labor in these fields. On a cold November day, this crew of Mexican migrant workers picks brussels sprouts on a ranch outside of Watsonville.

WATSONVILLE, CA - 19NOVEMBER10 - A farm workers pulls brussels sprouts fron a stalk, and tosses them into a bucket.  These workers, immigrants from Mexico, are paid a piece rate corresponding to the amount of sprouts they harvest. Copyright David Bacon
WATSONVILLE, CA - 19NOVEMBER10 - A farm workers pulls brussels sprouts fron a stalk, and tosses them into a bucket.  These workers, immigrants from Mexico, are paid a piece rate corresponding to the amount of sprouts they harvest. Copyright David Bacon

Many people love this vegetable, and serve it for dinner on the U.S. Thanksgiving holiday. Native people in the U.S. point out that Thanksgiving celebrates the beginning of the European colonization of north America, which drove them from the lands where they lived historically. The brussels sprouts came with the colonizers. While the Romans probably grew and ate them, the first plants came to this continent with the French to the colonies of Quebec and the Atlantic seaboard.

Today the people picking in this field may be immigrants to the U.S., but in a longer historical view, they are the descendents of indigenous people whose presence in north America predated Columbus and the arrival of the brussels sprouts by thousands of years. Now they cross the border between Mexico and the U.S. as migrant workers, many speaking indigenous languages as old, or even older, than those of the colonizers – Mixteco, Triqui or Nahuatl. In the soft conversations among the workers of this picking crew, and other crews harvesting the sprouts, you can hear those languages mixed with that of the Spaniards.

Brussels sprouts may be a colonizers’ vegetable, but it has many healthy properties. It contains sulforaphane and indole-3-carbinol, both of which are believed to play a role in blocking the growth of cancer. In yet another irony, in non-organic fields, picking crews often get exposed to the agricultural chemicals that are one important cause of the explosion of cancer in the U.S. Farm workers get much higher doses than the supermarket patrons who buy the produce they pick.

But it’s a job. Putting the food on the table is really one of the most important jobs people do, and one that gets the least acknowledgement and respect. So the next time you decide on brussels sprouts for dinner, first, don’t boil them. It removes those healthy anti-cancer chemicals. And don’t overcook them either – that’s what produces the sulfur taste many people don’t like. But then, when they’re out there on the table, remember who got them there.

WATSONVILLE, CA - 19NOVEMBER10 - A farm workers pulls brussels sprouts fron a stalk, and tosses them into a bucket.  These workers, immigrants from Mexico, are paid a piece rate corresponding to the amount of sprouts they harvest. Copyright David Bacon
WATSONVILLE, CA - 19NOVEMBER10 - A farm workers pulls brussels sprouts fron a stalk, and tosses them into a bucket.  These workers, immigrants from Mexico, are paid a piece rate corresponding to the amount of sprouts they harvest. Copyright David Bacon

For more articles and images, see http://dbacon.igc.org

See also Illegal People — How Globalization Creates Migration and Criminalizes Immigrants (Beacon Press, 2008)
Recipient: C.L.R. James Award, best book of 2007-2008
http://www.beacon.org/productdetails.cfm?PC=2002

See also the photodocumentary on indigenous migration to the US
Communities Without Borders (Cornell University/ILR Press, 2006)
http://www.cornellpress.cornell.edu/cup_detail.taf?ti_id=4575

See also The Children of NAFTA, Labor Wars on the U.S./Mexico Border (University of California, 2004)
http://www.ucpress.edu/books/pages/9989.html

Las graves violaciones a los derechos humanos de los migrantes y nuestras familias

Las graves violaciones a los derechos humanos de los migrantes y nuestras familias

Por Rufino Domínguez-Santos*

Hermanas y hermanos indígenas de Ecuador y del mundo,
Compañeras y compañeros de diferentes organizaciones de migrantes del mundo,
A todas y todos los migrantes del mundo,
Y a toda la sociedad civil organizada del mundo:

A nombre de los miembros del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), en México y Estados Unidos, los saludo con gran admiración por las heroicas luchas que han desempeñado durante muchos años por el respeto a los derechos de las nacionalidades y pueblos indígenas de Ecuador.

Agradezco la oportunidad de estar aquí, gracias a la invitación de la Secretaría Técnica de la IV edición del Foro Social Mundial de las Migraciones y a mis hermanas y hermanos de MIREDES. Gracias a todos ustedes por su presencia y la posibilidad de que escuchen mis humildes palabras.

Este evento de gran trascendencia internacional sobre las migraciones de los seres humanos en el mundo, es también un lugar muy propicio para sembrar la memoria de muchos incidentes que han pasado en contra de los migrantes, hombres, mujeres, niñas y niños que buscamos una vida mejor, que partimos en busca de lo que no tenemos en nuestras tierras por el ancestral abandono de los respectivos gobiernos de nuestros países. La ruta migratoria está llena de violaciones a los derechos humanos, peligros y hasta sangre de los que mueren en el camino. Muchas veces, en los lugares de destino también encontramos abusos y violaciones a los derechos humanos y laborales.

El ejemplo más indignante, sanguinario y de lesa humanidad que todos ya conocemos, sucedió el 24 de Agosto del presente año, en San Fernando, Tamaulipas, México, donde masacraron a 72 migrantes que eran mujeres y hombres, entre ellos varios indígenas, cuyo único delito era buscar una mejor vida para ellos y sus familias, los llamaron “indocumentados” e “ilegales” en un país en donde se habla casi el mismo idioma y con los mismos problemas. Este hecho indignante y que no tiene ningún nombre ha sido repudiado y condenado en todo el mundo, menos por el gobierno mexicano y sus contrapartes centroamericanos y sudamericanos.

Al gobierno mexicano le resultó muy fácil lavarse las manos y echar la culpa a los narcotraficantes llamados Zetas, sin asumir su plena responsabilidad como Estado, ahora va a usar este mismo argumento para cualquier hecho de violencia y de graves violaciones a los derechos humanos en contra de los hermanos y hermanas migrantes que todos los días pasan por México e incluso en contra de los mismos mexicanos como son los líderes indígenas, las organizaciones sociales, organismos de derechos humanos, sindicatos, campesinos etc. Repruebo la actitud infantil que asumió el gobierno mexicano al principio de este hecho y las actitudes sumisas de los gobiernos de Centro y Sudamérica.

A los familiares de las 72 personas, hombres y mujeres procedentes de Ecuador, Guatemala, El Salvador y Brasil que fueron brutalmente masacradas, queremos decirles que compartimos profundamente su dolor y que nos avergonzamos por el hecho de que al Gobierno Mexicano le tiembla la mano para impartir justicia y en cambio, mantiene un silencio vergonzante ante estos hechos inaceptables.

Como migrante en los Estados Unidos, también sufrí el despojo de mi dinero a manos de los asaltantes. Yo viví la discriminación por parte de los policías mexicanos en la frontera norte de Tijuana, cuando crucé al otro lado. Ahora vivo en Fresno, California en donde lucho diariamente en contra de las injusticias que se cometen en perjuicio de nuestra comunidad indígena migrante y de todas las nacionalidades, donde las autoridades locales, estatales, y federales, son presionados por grupos de la derecha y la extrema derecha, para aprobar leyes antiinmigrantes. Los racistas rechazan nuestra presencia y nos llaman “criminales” por el color de nuestra piel, sin importar el estatus migratorio.

Un ejemplo muy claro del sentimiento contra los inmigrantes es la inconstitucional ley SB 1070 aprobada por parte del Congreso estatal y la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, la cual criminaliza a todos los migrantes y a nuestras familias. Esta ley fue aprobada el 19 de abril y firmada por la gobernadora el 23 del mismo mes. Originalmente contenía provisiones que permiten a agentes de la policía y del aguacil para detener a personas con “apariencia de indocumentados” para entregarlos al servicio de inmigración (ICE); convertía en un delito el que los inmigrantes sin documentos buscaran empleos en las esquinas, autorizaba el decomiso de vehículos que transportaran personas sin documentos y el arresto de personas que ayudaran o dieran asistencia a indocumentados.

Las organizaciones de migrantes y nuestra comunidad, hemos rechazado rotundamente esta llamada “ley” SB 1070, y afirmamos que ninguna ley estatal o de una ciudad puede estar por encima de la Constitución de los Estados Unidos, así como el Convenio Internacional de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otros convenios internacionales, que el gobierno federal no ha reconocido.

Los políticos de todos los niveles y una minoría de personas ignorantes de la sociedad de este país, no han comprendido que la migración es el resultado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCN), el Plan México, Plan Puebla Panamá, el Acuerdo para la Seguridad y la Prosperidad en América del Norte (ASPAN), entre otros tratados bilaterales y las políticas neoliberales impuestas por el gobierno estadounidense a los gobiernos sometidos de México y América Latina, quienes no hacen nada para mejorar las condiciones económicas, sociales, de salud y educativas para evitar tanta migración de nuestra gente.

Otra violación a los derechos humanos es el de Cirila Baltazar Cruz, una inmigrante indígena Chatina de Oaxaca, México, que dio a luz a un bebé, el 16 de noviembre de 2008 en el Hospital Singing River, de Pascagoula, Mississippi. Luego el Departamento de Recursos Humanos, envió a Ruby Juana Méndez Baltazar, hija de Cirila, a un centro de adopción, ya que la corte Juvenil del Condado de Jackson autorizó la adopción a una familia adinerada en base a acusaciones infundadas de negligencia infantil en contra de la madre.

Cirila Baltazar afirma que no entendió a la intérprete Abigail Medina, qué le estaba preguntando. Se entiende implícitamente que se debe a que Cirila no habla español de manera fluida ya que su primer idioma es el Chatino y porque la intérprete habla un dialecto caribeño del español de Puerto Rico y le hablaba muy rápido.

Cuando Cirila Baltazar preguntó por su niña, en el hospital le dijeron que regresara al día siguiente y después le comunicaron que se encontraba en un centro de adopción porque ella no iba a poder hacerse cargo de la recién nacida. Posteriormente, en el hospital dijeron que si insistía en que le devolvieran a su bebé, iban a notificar de su estatus migratorio al Departamento de Seguridad Nacional para su deportación.

Entre las acusaciones de la Juez Sharon Sigalas en contra de Cirila Baltazar se encuentra la de que vivía en una casa cuyo contrato de arrendamiento no estaba a su nombre y de que compartía la vivienda con otros hombres con quienes no tenía relación ni comunicación; no haber comprado pañales desechables, fórmula, leche y cuna para la bebé. Ella fue acusada de negligencia infantil y de poner en peligro la vida de su bebé al no hablar inglés y al vivir en condiciones precarias y que la niña nació de una “inmigrante ilegal”.

Después de las denuncias y presiones de las organizaciones de inmigrantes y personas solidarias de México y ante la censura legal de la juez a los medios de comunicación para difundir este caso, a través de un abogado y una intérprete profesional en el idioma chatino se ganó en la corte y Cirila Baltazar recuperó a su hija y regresó a su pueblo a Oaxaca, México en donde ahora vive feliz.

El hecho de que el Hospital Singing River no haya proporcionado a Cirila Baltazar un intérprete en su idioma indígena, violó sus derechos humanos y la ley del Título VI del Acta de Derechos Civiles de 1964, emitida por el entonces presidente Lyndon B. Johnson, y la Orden Ejecutiva 13166, implementada por el presidente Clinton sobre el derecho de toda persona de tener un intérprete en las cortes de los Estados Unidos.

Como Ñuu Savi o Mixteco de Oaxaca, también estoy atento a los problemas con preocupación de la escalada de violencia que prevalece en varios estados de la República Mexicana y en particular lo que se vive en el municipio Autónomo de San Juan Copala, Oaxaca, México.

Las muertes de Teresa Bautista de 24 años y Felicitas Martínez de 22 años, locutoras de radio Copala 94.9 FM La Voz que Rompe el silencio, fueron emboscadas y asesinadas el 7 de abril de 2008, por paramilitares apoyados por el gobierno estatal y federal.

El brutal asesinato de que fueron víctimas dos participantes en la caravana, la luchadora mixteca de los derechos humanos Beatriz Cariño Trujillo y el finlandés Jyri Jaakkola, que ocurrió el 27 de abril del presente año, es el reflejo de la existencia de grupos paramilitares dispuestos a seguir golpeando a la resistencia indígena, las acciones de organismos de derechos humanos y demás actores que desde hace varias décadas buscan la aplicación de la justicia y el desarrollo de los pueblos y comunidades indígenas.

La lista de los asesinatos es interminable. El 21 de mayo fue asesinado Timoteo Alejandro Ramírez y su esposa Cleriberta Castro; Anastasia Juárez, el 31 de Julio y la lista sigue. Es increíble como todos los días nos enteramos de más muertos. El 16 de septiembre las noticias dieron cuenta cómo el Palacio Municipal de San Juan Copala habia sido tomado por hombres armados después de varios meses de que la comunidad entera hubiera sido cercada y acosada por los mismos hombres armados.

Ulises Ruiz Ortiz, tomó posesión como “gobernador” de Oaxaca el primero de diciembre de 2004 y hasta mayo de 2006, habían los siguientes saldos: 26 líderes asesinados; 11 desaparecidos; 20 amenazas de muerte; 40 presos políticos; 600 detenidos; 50 heridos, 23 mujeres asesinadas y un exiliado en Canadá, y el ataque al periódico Noticias y suspensión de la libertad de expresión en general.

En mayo de 2006, inician las movilizaciones de 70,000 maestros que demandaban la rezonificación de sus salarios, desayunos escolares, uniformes, albergues etc. Una lucha que han realizado en los pasados 26 años por la sección XXII del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE). El 22 de mayo, inician un plantón indefinido en el zócalo de la ciudad de Oaxaca hasta que el 14 de junio el “gobernador” ordena a 2000 Policías Ministerial del Estado desalojarlos con violencia con los siguientes resultados: 3 muertos; 17 detenidos y 28 desaparecidos.

El 29 de octubre de 2006, el entonces presidente Vicente Fox Quezada, decide mandar a la fuerza represiva de la Policía Federal Preventiva “Para restablecer la orden y la paz”; con esto militarizó al estado; llegaron integrantes de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y desalojaron a los manifestantes del zócalo a pesar de las justas y legítimas demandas. El saldo fue: 81 detenidos; 77 desaparecidos; 28 heridos y 5 periodistas; se incrementaron a 20 muertes.

El 25 de noviembre de 2006, se dio un enfrentamiento entre la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y la PFP con lo siguiente: 5 muertos; y son aprehendidos de manera indiscriminada 250 personas que son llevadas presos, 149 llevan a otros estados de México.

La indiferencia y pasividad del gobernador de Ulises Ruiz Ortiz ante estos sucesos lo hace cómplice y responsable de decenas de asesinatos, persecuciones, violaciones sexuales, desapariciones forzadas, encarcelamientos y torturas. Y esto ha empujado a más migración a los Estados Unidos y otras partes de México.

Denuncio ante este foro, el autoritarismo de todos los que han sido gobernadores del estado de Oaxaca hasta ahora y en particular al todavía gobernador actual, que ancestralmente han permitido los asesinatos casi a diario en toda la región triqui, en particular San Juan Copala, que se encuentra en estado de sitio, sin energía eléctrica, agua, teléfono ni manera de salir en busca de atención médica, educación o trabajo.

Conclusión

    Ante la masacre de las 72 personas, en San Fernando, Tamaulipas, México, exigimos que se aplique la ley para castigar a los culpables materiales e intelectuales de este vergonzante crímen.
    Que México apruebe leyes en materia migratoria respetando los derechos humanos de los migrantes y sus familias que transitan por el país.
    Que los tres niveles del gobierno trabajen en proyectos de desarrollo económico comunitarios en las zonas de fuerte expulsión de migrantes.
    Seguimos luchando hasta lograr una reforma migratoria integral para todos los migrantes y nuestras familias en los Estados Unidos, como un derecho ganado por nuestra contribución al desarrollo de la economía del país, para evitar leyes locales y estatales antinmigrantes.
    Nos oponemos al programa de los trabajadores invitados, huéspedes, braceros o como se llame, al menos que sus derechos humanos y laborales se respeten como de cualquier trabajador en el país.
    Que el gobierno de los Estados Unidos, ratifique y firme la Convención Internacional sobre los Derechos de los Trabajadores Migratorios y sus Familias, el Convenio Internacional 169 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), y que se comprometa con la Declaración Universal sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU, entre otros.
    Castigar con todo el peso de la ley a Ulises Ruiz Ortiz, como culpable de los asesinatos, torturas, desapariciones y encarcelamientos injustos que pasaron en su sexenio como “gobernador “ de Oaxaca en contra de los luchadores sociales y las muertes sin fin en las comunidades triquis.
    Crear una zona libre de circulación de personas en toda América Latina, porque tenemos más problemas en común que diferencias, porque los idiomas que predominan son el castellano y los idiomas indígenas. ¡Si los gobiernos no toman esa iniciativa la sociedad civil lo debemos de hacer ya!

Pueblos en Movimiento por una Ciudadanía Universal: Derrumbando el Modelo, Construyendo Actores.

Ponencia en la Conferencia Inaugural de la IV edición del Foro Social Mundial de las Migraciones.

Quito, Ecuador a 8 de Octubre de 2010

*Director Ejecutivo del Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño y Asesor General Binacional del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales.

“El Sueño Americano es un mito”: Mi Participación en el Foro Social Mundial de las Migraciones

“El Sueño Americano es un mito”
Mi Participación en el Foro Social Mundial de las Migraciones

Por Rufino Domínguez-Santos*

Acepté con humildad la invitación de la Secretaria Técnica del IV Foro Social Mundial de las Migraciones para hablar en la conferencia inaugural en Quito, Ecuador. Este país ubicado en el ombligo o la mitad del mundo, siempre ha sido un país que he admirado por la combativa lucha de mis hermanos y hermanas indígenas durante décadas para lograr el respeto que se merecen, encabezada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE)

El 7 de Octubre, se instaló por primera vez el Tribunal Internacional de Conciencia de los Pueblos en Movimiento (TICPM), en la Pontificia Universidad Católica de Ecuador (PUCE), fui invitado por MIREDES Internacional desde hace más de un año para ser miembro como jurado del mismo, lo cual acepté con mucho honor al compartir el foro con personas de gran trayectoria procedentes de todos los continentes del mundo.

La ceremonia de inauguración fue muy emocionante ya que fue encabezada por un sacerdote indígena quien hizo las oraciones a los cuatro puntos cardinales de la Madre Tierra, pidiendo que los trabajos se desarrollaran con éxito.

Uno de los seis objetivos del TICPM es documentar, hacer visible, denunciar y juzgar a los Estados, gobiernos, empresas, instituciones, organizaciones y/o personas implicadas en las violaciones a la dignidad y los derechos de los migrantes, refugiados, desplazados y nuestras familias, cometidos en sus países de origen, tránsito, y de destino, en todo el mundo.

Varios de estos casos fueron dados a conocer por escrito como el presentado por la Coordinadora Nacional de Ecuatorianos en España, contra el Reino de ese país y más de 25 bancos sobre hipotecas de viviendas. Se habló de un fraude por préstamos personales de entre 10 y 30 mil Euros hechos a los bancos por parte de miles de personas que no los han recuperado.
Escuchamos el caso de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), sobre las graves violaciones a los derechos humanos, el derecho a la vida y al territorio, y pérdida de cientos de mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas indígenas por desaparición forzada, masacres, ejecuciones arbitrarias. Miles de indígenas han sido forzados a desplazarse de sus territorios.
Camilo Pérez Bustillos habló sobre varias violaciones a los derechos de los migrantes, ocurridos en Norteamérica, como la masacre de los 72 migrantes en Tamaulipas, México en agosto del presente año.

De igual manera, la activista a favor de los derechos de los migrantes Elvira Arellano, se refirió al sufrimiento que ha tenido que enfrentar su hijo Saúl a quien le fueron negados sus derechos como ciudadano estadounidense porque su mamá no tenía papeles, al igual que ha ocurrido a miles de personas más.

Ante los innumerables casos y la falta de tiempo, no logramos hacer veredictos ni recomendaciones ante estos complejos problemas pero al principio de Noviembre participaremos en una sesión en la ciudad de México sobre estos y otros casos para cumplir con los objetivos.

El 8 de Octubre, junto a dos académicos, hice mi ponencia ante los representantes de las organizaciones de migrantes de todo el mundo titulada “Las graves violaciones a los derechos humanos de los migrantes y nuestras familias”, de cinco páginas, en donde hice 8 propuestas, proponiendo que en México se aprueben leyes en materia migratoria respetando los derechos humanos de los migrantes y sus familias que transitan por el país, seguir luchando por la reforma migratoria integral de toda nuestras familias en Estados Unidos y oponernos al programa de los trabajadores invitados, huéspedes, braceros etc.; crear una zona de libre circulación de personas en toda América Latina ya que compartimos problemas comunes, la misma cultura, así como el idioma castellano e idiomas indígenas, entre otras raíces culturales.

El 10 de Octubre, hubo un panel en Casa de la Cultura Ecuatoriana, titulado “Pueblos indígenas, migración y desplazamiento forzado”, en donde estuvieron presentes los máximos dirigentes de la CONAIE, Marion Santi, Delfín Tenesaca de ECUARUNARI, de Ecuador, así como América Martínez, de la Asamblea de Migrantes Indígenas de la ciudad de México, un joven filósofo wayú de Colombia y quien esto escribe. Los participantes hicimos una conexión del tema indígena y la migración forzada a las grandes ciudades así como a otros países. Yo denuncié la violencia sin fin que viven las comunidades y pueblos Triquis desde hace décadas y el estado de sitio en que está sometido el municipio autónomo de San Juan Copala, Oaxaca, México.

También participé en otro panel que abordó el impacto de la crisis mundial sobre el desplazamiento forzado, el asilo y el refugio, junto a otros líderes como Osman Diaria, de la Asociación de Malienses Expulsados de Mali, Africa y Sully Laborde Morales, de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento de Colombia. Los tres coincidimos en que la migración, desplazamiento o la busca de un refugio son expulsiones forzadas por los modelos económicos implementados en nuestros países y causadas por la violencia.

En mi intervención destaqué que el gobierno estadounidense no reconoce que en México hay una guerra en contra de los pueblos y comunidades indígenas, por lo tanto, es difícil lograr asilo para los indígenas triquis y otros, aunque ya se han estado logrando algunos. También me referí a la ignorancia de ese gobierno al negarse a reconocer la verdadera causa de la migración que es por su misma errada política económica. Frente a miles de personas dije que el “Sueño Americano” es un mito inventado por ellos porque resulta que son los únicos que patentaron el “sueño” y nadie más lo podemos tener. Todos los seres humanos tenemos sueños de estar siempre bien en todos los aspectos de la vida, trabajo, vivienda digna, educación, salud, justicia etc.
Al terminar mi presentación, Sully me habló al oído y me dijo: ¿Te diste cuenta de que el representante de la embajada de los Estados Unidos en Quito, salió molesto por lo que estabas diciendo de su gobierno? Le contesté que no lo conocía ni sabía que estaba presente pero le confié que me alegraba que yo lo hubiera expulsado ¡Con mis palabras!

El 11 de Octubre, se realizó la Asamblea de Movimientos Sociales, en el auditorio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) en donde se consultó sobre los puntos del documento llamado Declaración de Quito, cientos de personas participamos con nuestras propuestas, yo hice tres. De ellas, dos se incorporaron: la eliminación de los programas de trabajadores temporales, huéspedes o invitados porque es una forma de esclavitud legal y la firma y ratificación de todos los gobiernos del mundo de la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y sus Familias.

Recordando el otro lado de la historia de lo que pasó hace 518 años con los pueblos y comunidades indígenas, por la mañana del 12 de Octubre, fui invitado por Edwin Sánchez, Director del Colegio Interandino para hablar ante más de 100 estudiantes de secundaria lo que significa para mi ser indígena y lo que representa este día.
Dije a los jóvenes que en primer lugar el 12 de Octubre no es el “Día de la Raza” como se le conoce, menos de Cristóbal Colón, tampoco se trata del descubrimiento de América o el encuentro de dos mundos. La historia es, les dije, que millones de nuestros antepasados indígenas fueron masacrados por la fuerza o por enfermedades, nos impusieron una religión y cultura diferente. A pesar de todo, nuestra cultura, identidad e idiomas siguen resistiendo. Para mi esta experiencia fue muy bonita porque recordé muchas cosas de cuando yo iba a la secundaria y me reflejé en los jóvenes en su temor de hablar en público o el hacer una simple pregunta.

Para clausurar el IV Foro Social Mundial de la Migraciones, participé el 12 de Octubre en la Marcha Global de los Pueblos en Movimiento por la Autodeterminación de los Pueblos y la Construcción de los Estados Plurinacionales que partió del parque El Arbolito a la plaza Santo Domingo, encabezada por representaciones de la organización Vía Campesina de muchos países latinoamericanos. Miles de personas gritamos “somos migrantes sin fronteras” y “por la ciudadanía universal” entre tantas consignas de lucha y ahí mismo se leyó la Declaración de Quito, en cuya elaboración tomé parte.

*Director Ejecutivo del Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño (CBDIO) y Asesor del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB).