Migración indígena binacional México-Estados Unidos

Por Rufino Domínguez Santos*

Misión del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB)
Contribuir al desarrollo y autodeterminación de los pueblos indígenas migrantes y no migrantes, así como luchar por la defensa de los derechos humanos con justicia y equidad de género a nivel binacional.

Visión
Ser una organización indígena biancional fuerte, constructiva y autosuficiente.

La migración binacional de los indígenas.

Al principio de la década de los 80s comenzó una gran migración de indígenas oaxaqueños a los Estados Unidos (EEUU), familias enteras cruzaban la frontera con el valor civil de entrar a un país extraño, ajeno a todo lo nuestro pero que, finalmente, posee características económicas superiores a las nuestras. Al llegar, con un día de trabajo puede uno comer durante una semana y en México tienes que trabajar una semana para comer un día. Tienes cama, refrigerador, estufa, carro e incluso, la famosa televisión, lujos que no podemos tener en nuestras comunidades.

Sin embargo, no todo es color de rosa en los EEUU, también tenemos problemas similares a los que teníamos en nuestro país. Para empezar, faltan viviendas y los migrantes tienen que vivir donde puedan, como en el caso de los que se encuentran en el condado norte de San Diego, en Santa Rosa y Salinas; todos en el estado de California, los cuales han estado viviendo debajo de la tierra, escarbando como topos, en casas de cartón y/o plástico y con la amenaza constante por parte de las autoridades, de desalojarlos de ahí con el argumento de estar contaminando el ambiente. En el norte de California, Oregon y Washington hay temporadas de cosecha en las que se vive en parques, debajo de los árboles, o en automóviles, porque la renta es muy alta.

En 1991, se realizó un estudio para conocer el número de indígenas provenientes del estado de Oaxaca. En ese año se hizo un cálculo estimado de 50,000 pero ahora, después de 13 años, esta cifra, se ha triplicado en el estado y acercado al medio millón en todo el país. El último esfuerzo del FIOB junto con la Asistencia Legal Rural de California (CRLA por su siglas en inglés), fue el de incluir, en el censo general de población de los Estados Unidos del año 2000, la palabra “otros”, para registrar a los indígenas migrantes como indios americanos mixtecos, zapotecos o chatinos, etc. Estamos seguros de que muchos lo hicieron sin embargo hasta ahora no hemos conocido con exactitud cuántos.

El choque cultural es muy fuerte, otro ejemplo es el de que para nosotros es común y natural, el que un hombre y una mujer se casen o se junten, no importa si uno de los dos o los dos son menores de edad, si esto se realiza de mutuo acuerdo. Bajo las leyes de los Estados Unidos, este acto es perseguido como un delito, el hombre es castigado con la cárcel, multas y la mujer pasa al cuidado de mujeres violadas y maltratadas hasta que cumpla los 18 años.

Las mujeres se convierten en jornaleras agrícolas o cualquier otro tipo de trabajo con muchas más horas de trabajo que los hombres. Para ayudar a la familia y muchas veces por querer ahorrar dinero, dejan solos a los niños en la casa, pero si las autoridades se dan cuenta, se los quitan y los padres son acusados de abandono, maltrato y abuso a menores. También los padres de familia no pueden gritarles a sus hijos porque si un niño le dice a una maestra, maestro, enfermera, doctor o directamente a la policía que es abusado por sus padres, aunque no tenga moretones, encarcelan a sus padres sin ninguna investigación previa. De la misma manera, si una mujer hace el mismo procedimiento en contra de su esposo o algún otro hombre, éste es arrestado y castigado con penas máximas..

No hay que negar que, efectivamente, hay abusos en contra de los niños y las mujeres en los Estados Unidos y en todas partes, y que tienen que ser castigados, pero en base a pruebas visibles y de testigos a favor y en contra, antes de arrestar al acusado, porque en los últimos años esto se ha convertido en un instrumento de amenaza de los niños hacia los padres y de las mujeres en contra de los hombres, para controlar y crear un libertinaje que es en contra de los principios indígenas del respeto a los mayores y autoridades y de obediencia y disciplina. Y esta es una de las consecuencias de que muchos jóvenes indígenas están en grupos de pandillas o envueltos en drogas porque los padres no tienen poder ni autoridad en sus propios hijos.

No se pueden hacer fiestas o ruidos a altas horas de la noche, sino es un centro especializado, quien lo hace se enfrenta con la policía, tampoco se puede hacer lumbre con humo para la barbacoa o el temascal porque luego llegan los bomberos para apagar el incendio y luego los responsables son castigados con multas; es importante aclarar que esto ocurre solamente en las ciudades porque en los pueblos de las orillas no se dan cuenta o, simplemente, no hay reportes.

El impacto social en las comunidades indígenas por la migración.

El primer impacto se deja sentir en la familia indígena, ante la separación de sus miembros y los que se quedan tienen preocupaciones de todo tipo siendo la principal la de no volver a ver a su pariente con vida por lo difícil que es el cruce, los asaltos y a las operaciones del gobierno estadounidense llamadas: guardián en California; salvaguarda en Arizona y Río Grande en Texas. Cabe hacer notar que la mayoría de los indígenas migrantes son jóvenes de entre los 13 y 50 años, muchos ni siquiera han terminado su educación primaria pero que se alejan de sus padres ante las necesidades económicas.

La migración ha traído, a las comunidades, grupos de pandilleros que se pelean entre sí por controlar sus “territorios”, pintando las paredes de las casas con letras grotescas, poniéndose pantalones “huangos” (cosa extraña en la región mixteca), presentándose problemas como la drogadicción, el robo y la falta de respeto, que no existía en éstos lugares. Otra consecuencia es el abandono de las tierras de cultivo. En la década de los 70’s se podían ver, en los montes de San Miguel Cuevas, Juxtlahuaca, Oaxaca, sembradíos de maíz, fríjol, calabaza y chilacayotes; ahora, se han borrado los caminos con árboles, hierbas y algas y ya solamente se siembra a la orilla del pueblo. Tal vez el único beneficio de esto es la recuperación de los árboles pues ya no es tan frecuente que los corten, y la multiplicación de animales casi extinguidos, como los venados.

Un número significativo de indígenas están cambiándose de religión, de la católica a las protestantes, no puedo decir que la católica es la mejor, pero la mayoría de las religiones creadas en los Estados Unidos son hechas para controlar a la gente, hacerlos pasivos, que no se preocupen de su realidad y de las injusticias y que oren por una vida mejor después de la muerte. Lo peor es que les dicen a sus fieles que olviden sus costumbres y tradiciones como por ejemplo el tequio, la colectividad por el individualismo, las danzas por los disfraces del “famoso halloween”, ya no quieren dar cooperaciones a sus comunidades, hablan de una hermandad que en la práctica no existe.

Lo positivo de esta migración es que se han organizado algunos sectores de la comunidad indígena, desde mediados de los 80s, para defender sus derechos laborales y humanos y para apoyar a las comunidades de origen con recursos económicos. Así han surgido, y desaparecido, las organizaciones independientes y las progobiernistas.

El FIOB es la organización a la vanguardia de un movimiento binacional y ejemplo de todas las demás que surgen ahora porque también se ponen este atractivo nombre de ‘binacional” aunque no tengan miembros de base, en México y los Estados Unidos. Es la nueva moda entre las organizaciones de migrantes mexicanos, pero el FIOB es pionera y sigue manteniendo, en la teoría y la practica, esta actividad binacional con los migrantes por casi ya 15 años, y a pesar de varias crisis internas.

Impacto económico en la vida de los indígenas migrantes y no migrantes.

En el aspecto económico es uno de los impactos positivos en la vida de los migrantes, indígenas o no, es que, en los Estados Unidos, se vive un poco mejor que en México, a pesar de los problemas. Tenemos una mejor alimentación, vestido y disfrutamos del paseo de fin de semana. La mayoría tiene carro y teléfono, algo indispensable en la vida cotidiana y lo mejor, hay un pequeño porcentaje de familias que han comprado casas y terrenos y se dedican a sus propios negocios. Pero la mejor economía se refleja en las comunidades de Oaxaca, donde las casas de zacate, tejamanil, tejas o adobe, han sido reemplazadas por unas hechas con cemento, varillas y alambrones, cosas no vistos hace 20 años. En general, podemos encontrar que la mayoría de éstas casas están abandonadas, porque sus dueños se encuentran en los Estados Unidos. La contribución de los migrantes con sus tequios y aportaciones económicas son utilizados para el mejoramiento comunitario de calles, agencias municipales e iglesias así como para la construcción de puentes y canchas deportivas., también se han creado algunas tiendas y varias personas tienen carros propios. Sin embargo, se ha creado una dependencia en los dólares enviados, sin que se invierta para implementar proyectos de desarrollo económico o para crear empleos, muchos esperan que se les mande dinero para vivir, construir casas, pero no inician proyectos que les ayuden a multiplicar el dinero pues no tienen asistencia técnica para hacerlo. También, el envío de dinero ha mejorado la economía local, estatal y nacional, en la vida de miles de personas de manera indirecta.

Sin embargo, también hay varios aspectos negativos. Primero, la comida saludable ha sido reemplazada por comida chatarra, proveniente de los Estados Unidos, como las sopas instantáneas, panes sin ninguna nutrición y el refresco se ha convertido en la principal bebida de los indígenas; muchos se han olvidado del quelite, los chapulines e, inclusive, de las tortillas, hábito adquirido en Estados Unidos. Cada vez es más difícil cuidar el medio ambiente porque se tira basura (plástico, aceite y llantas de carros) que causan daño a la tierra, ya es muy común ver, cuando viajamos del Distrito Federal a la mixteca oaxaqueña, montañas de cosas inservibles, tiradas, sin que exista conciencia del respeto a la tierra y lo peor es que tampoco las autoridades hacen algo efectivo para contrarrestar esta mala costumbre.

Impacto político en los y de los migrantes indígenas.

En la década de los 70s, las comunidades expulsoras de mano de obra seguían manteniendo una relación estrecha con los indígenas migrantes que vivían en el Distrito Federal, pues continuaban practicando los derechos y deberes cívicos, ya que eran nombrados, a través de asambleas generales y públicas, para servir como autoridades de las mismas, desde topiles hasta agente municipal, siempre y cuando contribuyeran económicamente al mejoramiento de la comunidad. Esto ya es un mandato comunitario, inflexible en muchas comunidades indígenas de Oaxaca con los migrantes y si alguien no quiere cumplir con el pedido de la comunidad, corre el riesgo de perder sus derechos ciudadanos y sus bienes materiales si es que tiene, pero siempre puede en el futuro, reconocer su error y reincorporarse a la comunidad, pagando una multa. Varias autoridades nombran representantes en los Estados Unidos, quienes se encargan de hacer reuniones y colectar las cooperaciones que luego son enviadas a las comunidades, llevan un censo y logran mantener una comunicación fluida entre los migrantes y su autoridad municipal. Este es un punto importante para mantener el poder administrativo porque en algunas comunidades, sólo podemos encontrar a personas mayores, mujeres y niños, debido a que los hombres jóvenes han migrado y, si no fuera por esta práctica, tal vez los que harían este trabajo serían los mismos de siempre o simplemente, lo asumiría la mujer.

Por otro lado, es importante destacar el gusto de los gobernadores oaxaqueños de “visitar” a los migrantes en los Estados Unidos. Heladio Ramírez López comenzó con este turismo migrante en 1988, luego le siguió Diódoro Carrasco Altamirano, en 1993 y, por último, José Murat Casab, desde el año 2000 hasta antes del gran fraude electoral del 2004. Todos son auténticos miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI). A pesar que han seguido la política acostumbrada en este partido, hay diferencias marcadas. Debido a esto, considero importante hacer una reseña de la relación entre ellos y los migrantes. Heladio Ramírez López realizó dos “visitas” a California, Estados Unidos, llegando a Watsonville, Madera, Santa Rosa y San Diego en donde se encontró con organizaciones de mixtecos muy fuertes con protestas propositivas, frente a él se hicieron reclamos, se le gritó, se le habló de tu por tú sin que pudiera hacer algo: lo más importante es que escuchó atento, no faltó el respeto a la gente, fue tolerante como debe ser, tampoco regresó a Oaxaca para iniciar una represión en contra de sus opositores. El único lugar en donde encontró su membresía priísta fue Santa Rosa, en donde los contratistas, explotadores de la mano de obra barata de los trabajadores agrícolas indígenas, le regalaron vino y lo recibieron como se acostumbra en Oaxaca..

Diódoro Carrasco Altamirano también realizó dos “visitas” pero, a diferencia de su antecesor, él sí se enfrentó al Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) en Los Angeles, Fresno y San Diego, porque se le hicieron reclamos legítimos de las comunidades pero de igual manera, fueron encuentros propósitivos y él demostró tolerancia y escuchando atento los reclamos, aunque en el estado de Oaxaca gobernó con mano represiva en contra de las organizaciones indígenas campesinas, populares y sindicatos, en ningún momento se metió a inventar mentiras en contra de las organizaciones de migrantes y en especial al FIOB.

José Murat Casab es el gobernador que más viajó a los Estados Unidos, en innumerables ocasiones fue a Chicago, Nueva York y Los Angeles, y sólo una vez estuvo en Fresno. A este gobernador le faltó educación pues fue: prepotente, autoritario, arrogante, grosero y con poca ética profesional, a cada reclamo legítimo era un problemón para él y se la pasaba hablando de sus razones y de un Oaxaca de muchos progresos. Quiero recalcar que los tres son corruptos, pero es mucho más éste señor tosco quien se enfrentó al FIOB en el 2002 y, a base de mentiras, encarceló a nuestro dirigente en Oaxaca, Romualdo Juan Gutiérrez Cortés. Sin embargo, la fuerte presencia binacional de la organización se sintió como un arma de lucha y de presión política, la cual quedó ampliamente demostrada con la libertad de nuestro compañero, el cual solo estuvo 7 días en la cárcel, después que hicimos una campaña internacional de denuncia y de recibir el apoyo de las organizaciones de derechos humano en Europa, Canadá, Sudamérica, México y muchas organizaciones en los Estados Unidos.

Este turismo migrante, de los políticos oaxaqueños y del gobierno federal, no ha tenido ningún efecto positivo ante la política excluyente, ignorante, racista, antiinmigrante y arrogante del gobierno Californiano y el de Estados Unidos. Los gobernadores oaxaqueños sólo vienen a gastar el dinero que hace falta en nuestras comunidades. ¿Por qué no viajan a las áreas rurales de Oaxaca en lugar de venir a EEUU? ¿Porqué no invierten el dinero que gastan en estos viajes en proyectos productivos y de desarrollo? ¿En qué benefician esas “visitas” a los migrantes?. Esperemos tener respuesta a estas interrogantes. Es importante mencionar que ellos no tienen la autoridad moral para cuestionar, al gobernador de California o al presidente estadounidense, las políticas antimigrantes, siendo ellos los principales violadores de los derechos humanos de sus propios conciudadanos. José Murat y sus antecesores, no tienen autoridad de criticar a los racistas estadounidenses y a sus gobiernos porque en donde han gobernado ha habido muertes, violaciones a los derechos humanos, falta de transparencia en el manejo de los recursos públicos, enriquecimiento de los funcionarios y, de los mismos gobernadores. Para criticar, reclamar y proponer a gobiernos y políticos ajenos primero hay que demostrar, en casa, cómo se debe gobernar y tener credibilidad en la crítica constructiva.

Los indígenas migrantes como actores de sus propias defensas.

La formación de varias organizaciones indígenas migrantes, desde principios de la década de los 80s, en los Estados Unidos y México, es debido a las constantes violaciones en materia laboral y de derechos humanos. En Estados Unidos, y después de haber cruzado la frontera, nos encontramos en un país con leyes e idioma diferentes; y es por eso que debemos conocer nuestros derechos y obligaciones para evitar ser discriminados, de ahí la importancia de las organizaciones indígenas migrantes.

En octubre de 1993, y ante innumerables casos de violaciones a la ley laboral del estado de California, se empezó el Proyecto de los Pueblos Indígenas de la Asistencia Legal Rural de California (CRLA), a iniciativa del FIOB, para que contrataran a dos personas que hablan el idioma Tu’un Savi y luego organizar talleres educativos en el propio idioma sobre la ley laboral en áreas de alta concentración de los indígenas mixtecos en California. Este proyecto quedó, en forma permanente, con casi 10 trabajadores indígenas actualmente, pero luego se extendió a los estados de Oregon y Michigan, al principio del año 2003.

Al comienzo de 1996, se empezó con el Proyecto de Intérpretes Indígenas, a nivel nacional, en los idiomas zapoteco, mixteco, triqui y chatino; para que las personas que tenían problemas con la ley y fueran juzgadas en las cortes de los Estados Unidos, pudieran defenderse, en base a su primer idioma. 20 indígenas fueron capacitados, de manera intensiva, en la ética profesional de interpretación, ahora ellos interpretan y las cortes les pagan por el trabajo.

El juego de pelota de básquetbol se empezó en 1994 en la ciudad de Madera, y fue nombrada “Copa Benito Juárez”, en honor a Benito Juárez García, como todos sabemos, fue la única persona indígena que llegó a ser presidente de México. Desde entonces, y de manera consecutiva, se ha realizado por 12 años; en esta actividad no solamente nos divertimos, sino que aprovechamos para vender comida oaxaqueña, artesanías y distribuir información sobre derechos laborales, salud, leyes de inmigración etc.

El otro evento importante es la Guelaguetza el cual lo comenzó a realizar, en la ciudad de Los Angeles, California, la Organización Regional de Oaxaca (ORO), el primer domingo de agosto de 1987. este se ha realizado en forma ininterrumpida por ya 17 años, con el fin de promover las costumbres y tradiciones de los indígenas, con bailes acompañados de las bandas de música de viento muy típico de nuestras comunidades y frutas, flores y el vestuario característico de cada una de las 7 regiones de Oaxaca. A partir de ahí, organizaciones en diferentes partes del estado siguieron este ejemplo. En 1994, la Coalición de Comunidades Indígenas de Oaxaca (COCIO), en Vista, California. En 1999, El FIOB, comenzó a organizarlo en Fresno y ya con éste van 8 años que se presenta la oportunidad de reunir a la gente de diferentes partes para vivir un momento de sano esparcimiento como en Oaxaca. En esta ocasión aprovechamos de informar y pedir apoyo de la gente a la ley SB1160 que es la de las licencias de conducir para todas las personas, sin distinción de su estado migratorio. En los últimos tres años, y a partir del 2001, la Federación Oaxaqueña de Comunidades y Organizaciones Indígenas en California (FOCOICA), ha realizado la Guelaguetza primaveral en Los Angeles, con el apoyo económico del gobierno del estado de Oaxaca.

La participación política de los indígenas en los Estados Unidos ya se ha hecho sentir para unos pocos que se han convertido en ciudadanos de éste país, ya sea por la amnistía de 1986 o los hijos nacidos en los Estados Unidos con derecho a voto. Se ha visto ya la candidatura de indígenas para Concejales o, como en el caso de Fausto Sánchez, un Mixteco de San Juan Mixtepec y residente de Arvin, California, para el Distrito Escolar,. Pero sobre todo la comunidad indígena oaxaqueña se ha ganado el respeto y la admiración de personas que antes las discriminaban.

Del otro lado de la frontera también hemos trabajado, en 1993, el FIOB, comenzó a organizar a las comunidades en Oaxaca para demandar atención al gobierno estatal, sobre diferentes tipos de problemas de infraestructura y tenencia de la tierra, en las regiones donde hay una fuerte expulsión de migrantes. Desde entonces hemos implementado diferentes proyectos. Por ejemplo, se ha fundado la Unión de Transportistas de Pasaje y Carga Ñuu Davi y la Unión de Taxistas Ituvi Shaa , A. C. , quienes proveen a la gente de las comunidades rurales con transportación a las cabeceras municipales, al mismo tiempo que generan modestos recursos económicos para el sustento de sus familias. También se ha trabajado para el desarrollo de proyectos productivos como la siembra del nopal forrajero, la granada china, el huaje, la fresa y, recientemente, el hongo seta, en diferentes comunidades de la mixteca; .estos son una alternativa en la búsqueda de trabajo en y para las comunidades. Se ha fortalecido a las Cajas de Ahorro, Crédito y Artesanías de mujeres triquis y, posiblemente, este es uno de los proyectos más novedoso, ya que se está trabajando con mujeres en más de 30 comunidades. Ellas trabajan en un fondo económico de préstamo con un bajo interés, lo cual ha servido para apoyarse mutuamente y a la comunidad.

El Proyecto de Educación y Capacitación sobre Derechos Humanos, Trabajo Organizativo y Abogacía, que comenzó a implementarse a mediados de 2001 en Oaxaca y Baja California con el objetivo de educar a los indígenas a conocer sus derechos humanos, identificar los problemas, documentarlos y demandar para que se cumplan, también la Difusión y Capacitación de los Derechos de los Pueblos Indígenas Migrantes y Registro Civil.

Hay un programa que está financiando la Fundación Intera-mericana (IAF), para aumentar la horticultura y la producción de las aves; promueve las ventas de artes y de alimentos preparados; apoya a ahorros del crédito; y para consolidar la capacidad de organización y liderazgo de mujeres indígenas en la región Mixteca de Oaxaca. Incluye capacitaciones, asistencia técnica, un fondo de préstamo nuevo, intercambios de aprendizaje y la colaboración con organizaciones migrantes en México y California.

El proyecto permite consolidar sus programas de la producción de baja escala y del microfinancimiento y para construir alianzas con organizaciones de migrantes en México y los EEUU. Consolidando la capacidad de la organización y de sus miembros, el receptor de fondos aumenta ganancias de la familia y de apoyar las nuevas y ampliadas oportunidades para el desarrollo económico local.

El proyecto está beneficiando directamente a aproximadamente 250 mujeres y hombres indígenas. Los beneficiarios indirectos incluyen a aproximadamente 700 miembros de la familia de los participantes. Los intercambios de aprendizaje y las actividades relacionadas beneficia a miembros de organizaciones migrantes indígenas en Baja California y California. Está centrado en los municipios de Juxtlahuaca y de Huajuapan, en la región Mixteca de Oaxaca. Las actividades se enfocan en aproximadamente 12 comunidades dentro de los dos municipios.

El programa de crédito apoya la consolidación y fortalece los grupos existentes de ahorro y crédito, capacitaciones en administración de negocio, el desarrollo de organización, habilidades de computación, de liderazgo, de la autoestima y del Desarrollo del proyecto ofrecido a los miembros de aproximadamente 10 grupos de ahorro y crédito y a los miembros del consejo regional. Las actividades adicionales incluyen la investigación preliminar y el alcance para un programa experimental piloto de remesas. Un nuevo fondo regional ofrece préstamos para apoyar actividades que generan ingresos.
El programa del artesano apoyará la producción y el mercadeo de los textiles de Triqui y de los productos regionales de palma. El programa incluye actividades tales como sesiones y evaluaciones de diagnóstico participativas de la capacidad existente; intercambios del artesano; capacitación en diseño, la diversificación y la producción; y alcance para promover ventas en nuevos y existentes mercados. Las estrategias de distribución acentúan mercados de nostalgia y construyen alianzas existentes con los migrantes en el norte de México y California. Un programa culinario apoya la producción y la venta de comidas tradicionales de Oaxaca e incluye la investigación sobre mercados nacionales e internacionales, capacitando en la preparación de comidas y el alcance para promover ventas. Un programa integrante por horticultura y de aves de corral se enfoca en la producción de vegetales, hongos, huevos y del uso de fertilizantes orgánicos. Las actividades incluyen asistencia técnica y capacitaciones continuas, y una sesión participativas de diagnóstico y de evaluación.

El apoyo económico para estos proyectos, son aportados la mayor parte por las fundaciones privadas en los Estados Unidos, en donde la organización presenta por escrito y defiende estos proyectos, administrándolo con transparencia a través del Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño, Inc. Como una organización no lucrativa ante el gobierno estadounidense, no es de membresía, tiene su propia Mesa Directiva y es una organización hermana fuerte del FIOB para implementar los proyectos en ambos lados de la frontera. También la organización organiza eventos especiales de recaudación de fondos a través de bailes, rifas, venta de artesanías, cena entre otras cosas.

Impacto cultural de los indígenas migrantes

Ante el fenómeno migratorio de cerca de medio millón de indígenas que nos vemos forzados a salir fuera de nuestro territorio, llevando consigo la identidad a través del idioma muy diferente al español y cualquier otro que existe en el mundo, nos identificamos también a través del estado de Oaxaca o por comunidades. Después de establecerse por un cierto período en algún lugar determinado, traemos la comida como el tasajo, las tlayudas, el mole, el pescado seco y condimentos que le da sabor a esto como la hierba santa, el epazote, el camote que le da color rojo al arroz, los chapulines que le da asco a mucha gente, el huaje de donde viene la palabra Oaxaca, desconocidas hasta ahora por muchas personas y en muchas partes de Estados Unidos y en particular, California, le hemos puesto Oaxacalifornia no sólo por la cantidad de personas que vivimos aquí sino porque también ya hay árboles huajes y otros productos plantados en los jardines de las casas en donde vivimos y se están vendiéndose en los mercados, ni siquiera se miraban estas cosas en los años 80s, porque no había ni siquiera tortillas y cualquier producto mexicano, ahora hay muchos en los mercados productos provenientes del sur de la frontera.

Con esto va unido las costumbres y tradiciones como la realización de las fiestas patronales de acuerdo a los santos y santas que se celebran en las comunidades de origen por ejemplo San Miguel Cuevas o Tlacotepec, Santiago, San Juan Mixtepec etc. a través de las mayordomías revuelta por los españoles en donde se presentan diferentes danzas ceremoniales de acuerdo al tiempo y el espacio del sol, la luna, las estrellas, la lluvia, el agua, la tierra. Que se celebra con danzas como los diablos, los rubios, los alchareos , algunos bailables típicos, también con las bandas de viento que tocan las populares chilenas en los bailes, establecidas en varias partes de California, sólo han faltado los famosos cohetes que truenan en todas las fiestas de las comunidades en Oaxaca porque está prohibida.

El día de los muertos expresado por altares con flores amarillas, comida, bebidas y frutas en honor a los que ya se han ido de esta vida es una celebración anual milenaria que se realizan a finales de octubre y principio de noviembre de todos los años en las casas particulares y en lugares públicos como es el caso de la ciudad de Oceanside, California en donde se ha realizado en los pasados 6 años la exhibición pública en las calles con los altares, se realiza una peregrinación de miles de personas en donde participan anglos, mestizos e indígenas migrantes.

El juego de la pelota mixteca ancestral en la vida indígena con su inevitable transformación y cambio, pero lo más importante es que se sigue practicando e institucionalizándose en varias partes de Estados Unidos, se organizan competencias para campeonatos con varios equipos de participantes aunque lo popular de esto es el básquetbol que se practica en todas partes donde hay presencia indígena oaxaqueña, se hacen competencias en fechas especiales de acuerdo al calendario o por simples recaudación de fondos para apoyos comunitarios.

Por esto ha sido tan importante estas actividades en el desarrollo de las organizaciones porque sin ello no habría un espacio colectivo en donde las familias se reúnan para conocerse, convivir, platicar y conocer a las organizaciones y éstas a las personas, esto es una manera estratégica de organizar para otros asuntos de derechos humanos, muchas personas se incorporan a las organizaciones alrededor de estos temas para contribuir en su crecimiento, descubriendo la identidad, la comida el ambiente comunitario para después incorporase paulatinamente a los deberes cívicos en diferentes aspectos de la vida cotidiana, al mismo tiempo conservar las costumbres comunitarias, relacionarse entre si, difundir y educar a los hijos que nacen en este país, y a personas de diferentes países y cultura para que aprendan de que Oaxaca es multicultural y plurilingüe como lo es México, y no como se ha pensado de que se habla el español solamente, cosa ignorada por mucha gente e inclusive los propios mexicanos en ambos países.

Sobre la cultura es en donde se han organizados muchas comunidades, afortunadamente muchas de las personas mayores hablamos nuestros idiomas como el zapoteco, mixteco, triqui etc., porque es la base principal de la identidad por ahora, pero es una lástima ver a los hijos que ya solamente hablan el español e inglés, y en algunos casos hay unos niños indígenas que hablan sus idiomas brincando sobre el español al inglés. Esta tendencia no es general, pero al ritmo que va, la mayoría de la segunda generación, perderán para siempre sus verdaderos idiomas indígenas, sus orígenes e identidades.

Por otro lado muchos de los migrantes, ya no hablamos nuestro idioma puro porque revolvemos una palabra en español, una inglés entre el mixteco, por ejemplo: Ya no decimos nuu yavi sino “Marketa”, ya no decimos yuku ya decimos “field”, mal pronunciada pero así es. Tampoco decimos ntai sata carro ó kuin xiin carro , ya decimos “rait”. Ya se nos está olvidando los números en mixteco de in, uvi, uni, kumi, uvi xico, uvi xico uxi, kumi xico etc…y decimos uno, dos, tres, cuatro, 40, 50, 80…lo peor es que decimos “lonche” a la comida en lugar de decir ña kaxao ó a kaxao . Ante esta realidad, hay esfuerzos muy grande para tratar de recuperar lo que se está perdiendo.

El estudio del abecedario Tu’un savi, la lectura y escritura de este idioma se está avanzando para demostrar al mundo de que se puede escribir porque es un idioma como cualquier otro y no como se nos ha hecho creer de que son “dialectos”, esto es a nivel binacional entre México y Estados Unidos, el primer taller se realizó en julio de 2003 en Fresno, California. En el boletín EL TEQUIO, la voz binacional del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales, se empezó a aparecer los artículos escritos en este idioma por autores indígenas que lo hablan. Se multiplicarán los talleres en este tema en ambos lados de la frontera en coordinación y colaboración con Ve’e Tu’un Savi .

Hay un esfuerzo extraordinario de promover el idioma mixteco en los medios de comunicación de radio y televisión cada vez que hay oportunidades, lo novedoso es que el FIOB en 1999, comenzó con un programa en vivo en KNXT canal 49 en Fresno, llamado EL DESPERTAR INDIGENA, en donde se hablaba de todo, derechos humanos, laborales, salud, vivienda, leyes de inmigración, cultura etc., En donde la gente participaba con llamadas telefónicas para comentar o preguntar sobre el tema. Lo más reciente es la grabación en mixteco videos llamado LA SEGURIDAD DE LOS TRABAJADORES AGRICOLAS CON LOS PESTICIDAS, en 5 serie por 5 semanas en el mismo canal para educar a la comunidad sobre lo peligroso es trabajar en donde hay pesticidas, donde la misma gente llama también en Mixteco para preguntas y comentarios. Este es un esfuerzo de la oficina del Comisionado de Agricultura del Condado de Fresno y el Buró de Rancheros.

Ha sido fácil en México de perder el idioma indígena por la discriminación y el racismo de los mexicanos, pero es más fácil de perderlo en los EEUU, como todos sabemos el idioma inglés es el dominante, ya hay niños que hablan algún idioma indígena a inglés sin haber aprendido el español. Fácilmente en unos años los indígenas perderemos la identidad de los hijos que nacen en este país, porque conocemos de hijos que se burlan de sus padres y los regañan por hablar el idioma indígena. Ya es muy común escuchar el idioma inglés en las comunidades de origen que el idioma indígena o español de niños que han nacido o vivido de muy pequeños en los Estados Unidos.

La filantropía internacional en Oaxaca en la coyuntura de relación bilateral entre México y Estados Unidos.

Basado en los casi 15 años de trabajo binacional del FIOB en México y Estados Unidos, puedo decir que a habido muy poca presencia de la filantropía que trabajen directamente con las organizaciones comunitarias, de migrantes, pero si ha habido más con el gobierno del estado. No hay un modelo a seguir hasta ahora de un proyecto en específico porque la mayoría de los apoyos que nos han dado es a muy corto plazo sin poder consolidar los trabajos de impacto y no es binacional porque solamente dan recursos económicos para un solo país. Uno de los pocos programas que podemos poner de ejemplo es el Programa de Desarrollo de Capacidad Binacional (PDCB), que está financiando la Fundación Rockefeller para la membresía del FIOB y el otro programa de desarrollo económico en la región mixteca oaxaqueña es la financiada por la Fundación Interamericana (IAF). De aquí que han habido otras fundaciones que han apoyado a nuestra organización, pero solamente en menor escala, presupuesto muy modesto y solamente para un sólo país, por ejemplo hemos recibido recursos de la Fundación MacArthur, Ford (muy pequeño), la Public Welfare Foundation y nada más.

La filantropía necesita tener impacto en Oaxaca, México en las relaciones bilaterales

Las fundaciones que trabajan con la filantropía a favor de los migrantes (latinos) en general incluido a los indígenas en los Estados Unidos, deben de apoyar con becas a nivel binacional (transnacional), es decir para ambos lados de la frontera. Ya que la globalización y el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (ALCA), así como las remesas culturales e idiomas que hemos traído consigo a los Estados Unidos los migrantes, tienen rebasadas a las agendas de las fundaciones que solamente están encerradas a dar becas en los EEUU ó solamente a México. Este apoyo se debe de globalizar y las fundaciones tienen que ser culturalmente sensibles ante la capacidad de las organizaciones y de los informes que se debe de adaptar de acuerdo al idioma que se hable en cualquier país, como estar conscientes en los cambios de los valores de las monedas de dólares a pesos o pesos a dólares ó cualquier otra moneda de otros países.

Financiar a los proyectos productivos sustentables a largo plazo y de acuerdo a las características geográficas en las principales zonas de expulsión de migrantes para contribuir la generación de empleos y empezar a evitar un poco la migración, esto mejoraría la situación en los lugares de origen y también en los Estados Unidos porque no habría tantas políticas antimigrantes. Claro que si se trabaja con las organizaciones de migrantes de alta credibilidad en la comunidad en colaboración con todos los niveles del gobierno en México del programa 3 X 1, por ejemplo.
Ponencia presentada ante el Retiro de la Mesa Directiva de Hispanics In Philanthropy
Oaxaca de Juárez, Oaxaca, México a 30 de enero de 2006.

Un comentario en “Migración indígena binacional México-Estados Unidos

Deja un comentario